El vacío hospitalario del encuentro

“…hice una promesa a nuestro Dios y Redentor, firmándola con mi propia sangre para llegar a ser el esclavo de nuestro Salvador”… (¿cómo sabes tú tantas cosas y las ves?) “Es sólo a través de la Luz de la Cruz por la que uno puede percibir esas cosas que son invisibles al ojo… sólo a través de la unión Divina con Cristo, siendo Uno con Él, se puede conocer de Su Propia Boca acerca de estas cosas, y si uno acepta ser marcado como “Esclavo de Cristo” (VVeD 28 abr 2000)


 

P. Enrique Bikkesbakker

En el Encuentro Interreligioso del año pasado en Rusia, Vassula indicó fuertemente el sentido interior y personal de nuestra participación diciendo:

La Llamada de Dios es una llamada urgente, convocándonos a todos a volverle a descubrir; nos está llamando a redescubrirle, muriendo a nuestro propio yo, a nuestro ego, y no a través de reformas administrativas, ¡no! Tenemos que dejar a Dios que Se revele en nuestros corazones de manera íntima…

Si tomamos en serio estas palabras, Dios, a través de Vassula, nos está haciendo un fuerte llamado a la conversión. Nos convoca humildemente a redescubrirlo, porque no lo conocemos lo suficiente.

A lo largo de los siglos, los cristianos hemos hablado de Dios, hemos discutido acerca de Dios, y de esta manera, nuestros pensamientos sobre Dios, se hicieron más importantes que nuestra relación con Dios. No nos dimos cuenta que pensar sobre Dios, definir a Dios, dogmatizar a Dios, defender agresivamente a Dios, es ponernos como sujetos ubicando a Dios como objeto para conocer o defender. Creo que estas son las “reformas administrativas” a las que Vassula se refiere.

El Señor nos llama a conocer de Él lo que hemos ignorado, lo que no supimos oír de su llamado, lo que a fuerza de tantas prescripciones doctrinarias perdimos de su Persona, de su voluntad bienamante, de su deseo profundo hacia nosotros. Por eso sus palabras son un llamado a la muerte de nuestro yo, que opina, discute, que busca acercarse a los misterios por el entendimiento y el comportamiento.

Sin un trabajo de profunda conversión interior que nos permita sumergirnos en el Misterio de Dios y de nosotros mismos; sin el silenciamiento de nuestras múltiples  distracciones, de nuestro egocentrismo personal y comunitario, cada vez más exacerbado en este mundo, permaneceremos alejados de la presencia divina, aunque nos sintamos satisfechos porque cumplimos con los preceptos exteriores, que pueden ser iniciadores del camino, pero no todo el camino.

Vassula continúa diciendo:

Dios nos pedirá que muramos a nuestro ego de una vez por todas, a nuestro orgullo y nuestros prejuicios. Nos pedirá amor sacrificial y que convirtamos nuestras vidas en una oración incesante. Pero, sobre todo, nos pedirá que vivamos los dos más grandes Mandamientos de la Ley: ‘Amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente, y amar al prójimo como a nosotros mismos’.

Vemos con claridad que Vassula asocia la muerte del ego con el cumplimiento del amor sacrificial.  No solamente del ego individual, sino también de nuestro ego grupal, que lo actuamos cuando nos encerramos en nuestras creencias despreciando al resto, cultivando el orgullo y el prejuicio, como dice Vassula, en nombre de una confesión religiosa.

El amor sacrificial es el nuevo mandamiento que nos propone el Señor en la Última Cena: la renovación del triple mandamiento de amor elevado a su más alta expresión de ofrenda, expresado en el momento más íntimo, más sagrado que vivió con sus discípulos, hasta el punto de llamarlos finalmente “amigos”. Estas fueron las palabras del Señor:

Éste es el mandamiento mío:
Amaos unos a otros como Yo os amo.
Nadie tiene mayor amor
que el que da su vida por sus amigos. Jn 15, 12-13

Sin embargo sería interesante que hagamos algunas reflexiones, comenzando por evitar una mirada legalista de las escrituras.

El triple mandamiento de amar a Dios, al prójimo y a nosotros mismos, no es una orden; Dios no nos impone que lo amemos, no nos castiga si no lo amamos. El amor no se puede imponer por ley, ni tampoco bajo amenazas de castigos; sería un contrasentido tan grosero, tan falto de amor, que se transformaría en un mandato contradictorio. Dice San Isaac el Sirio (S. VII):

No se puede amar a Dios mediante una regla o un mandamiento por el que se imponga el amor, pues las reglas proceden del temor, no del amor.

P1240638En una traducción más exacta oímos que el mandamiento está escrito en futuro persuasivo: amarás. Es como si Dios nos dijera: “No me amas todavía, pero más adelante, con mi ayuda, vas a poder amar así, porque, si tú me abres tu corazón, si me haces un lugar, Yo voy a derramar sobre ti progresivamente mi Amor (Ágape) absoluto”. Es un acto de amor y de fe de Dios hacia nosotros; una manifestación esperanzada de nuestro destino. Y en ese amor recibido por su Presencia en nuestro corazón, podremos amarlo a Él, a los otros y a nosotros mismos.

Esto nos ofrece una primera certeza: Dios es la única fuente de amor, nosotros no somos fuentes sino copas posibles donde se puede derramar el Amor de Dios. Somos receptores y no generadores de su Amor. El Amor de Dios no se puede adquirir, sino que recibiéndolo, podemos ofrecerlo.

Los Padres de la Iglesia buscaron diferenciar el amor emocional, psíquico,  denominando a este Amor como Ágape (verbo: agapán), porque era la palabra menos utilizada por los filósofos para indicar el amor; se utilizaban más las palabras: “filia” o “eros”.

En nuestras biblias generalmente se lo traduce como “caridad”, que a lo largo del tiempo fue tomando el sentido de ayuda a los necesitados, disminuyendo el sentido profundo del Ágape. La palabra griega exacta para denominar este aspecto de caridad es “filantropía”.

La primera manifestación de este Amor divino es la Creación. Él creó al cosmos de la nada y libremente, sin ninguna necesidad, por Ágape. No sólo creó el cosmos, sino que lo mantiene por sus Energías. Todos dependemos de ese Amor gratuito de Dios para nuestra existencia, tal como lo indica el  salmo (104, 28-30)

Tú les das, ellos recogen/ abres tu mano, se sacian de bien.
Escondes tu Rostro y se espantan/ les quitas su aliento, expiran y vuelven a su polvo.Envías tu Espíritu, y son creados/ y renuevas la faz de la tierra.

El Amor de Dios es don absoluto, desinteresado, incondicional, definitivo y libre. El Apóstol San Juan lo anuncia antes de su Pasión:

 Antes de la fiesta de Pascua,
sabiendo Jesús que su Hora había llegado,
la de pasar de este mundo hacia el Padre,
habiendo amado a los suyos en este mundo,
los amó hasta el fin. Jn 13, 1

El Ágape es el Amor en el que convive la Stma Trinidad, y podemos ver en las escrituras que se despliega en una hospitalidad amorosa en donde cada Persona da lugar y exalta a las otras Personas.  El Padre no habla de sí mismo sino que anuncia al Hijo; el Hijo no dice nada que no le haya dicho el Padre; el Espíritu Santo dice: ¡Abba Padre! y desciende para ser memoria y presencia de la Palabra del Hijo.

Y este  Ágape  que se desborda hacia nosotros a través de sus Energías como un don gratuito, generoso y desinteresado, viene del  Padre que es la fuente, por el Cristo, que es el camino, y nos es transmitido en el Espíritu Santo, que es la realización, la plenitud.

Para nosotros es más fácil comprender intelectualmente el Amor de Dios a través de la  Misericordia. ¿Por qué? Porque la misericordia de Dios hacia nosotros contiene una asimetría razonable: Dios se compadece de nuestras miserias y se inclina sobre nosotros. ¿Pero podemos aceptar que el Ágape de Dios es también un relación asimétrica pero invertida, es decir que Dios se pone por debajo nuestro, a nuestro servicio? ¿Podemos aceptar que Dios se prosterna ante nosotros? Podemos comprender profundamente el gesto del Señor cuando les lava los pies a sus discípulos?

Con esto no quiero relativizar la Misericordia, sino constatar que el Ágape es la fuente, y de este principio se derraman la Misericordia, la Gracia, el Perdón y toda la inmensa cantidad de gracias divinas.

El Padre se limita, el Hijo se limita, el Espíritu Santo se limita; los Tres se limitan en relación a la Creación, mientras que simultáneamente ilimitan al hombre en relación con Dios, lo hacen entrar en las entrañas divinas; es el Misterio de la Deificación.

Isaac Luria, místico hebreo del siglo XVI (1534-1572) en su meditación sobre la Creación dice que Dios, que en la inmensidad de su Ser ocupaba todos los espacios, en el acto de Creación Él se retrae a sí mismo, se limita, da lugar para que algo que no sea Él surja a la vida. La Tradición mística hebrea (Cábala) llama a este movimiento Tzim Tzum, y los Padres de la Iglesia lo denominan “kenosis”.

Lo mismo sucede con nuestra Redención. El Verbo se hace hombre, oculta, limita su divinidad, desciende al mundo para un nuevo acto de creación que se abre a dos ofrendas: nos dona la plenitud de la humanidad y posteriormente, nos ofrece retomar nuestro destino de participación de la Naturaleza divina.

Nadie mejor que San Pablo nos describe el acto de la kenosis del Cristo para nuestra Redención:

Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: que, siendo de condición divina, no retuvo con avidez el ser igual a Dios.

Sino que se despojó de sí mismo tomando la condición de esclavo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en la condición de hombre; y se humilló a sí mismo, haciéndose obediente  hasta la muerte, hasta la muerte en cruz.

Por eso Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre.Para que al Nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la  tierra y en los infiernos, y toda lengua confiese que el Cristo Jesús es Señor para Gloria de Dios Padre. Flp 2, 5-11

Pero si oímos detenidamente el texto de Pablo notamos que ese acto supremo de humillación del Señor se transforma en una exaltación hacia Él donde toda rodilla se doblará en los cielos, la tierra y en los infiernos. Entonces podemos decir que la kenosis es un descenso hacia arriba y la auto-exaltación es un ascenso hacia abajo, como decía Monseñor Jean, el fundador de la Iglesia Ortodoxa Occidental.

Jesús dice:

El que Me ama guardará mi palabra,
y mi Padre lo amará y vendremos a él y moraremos en él.
El que no Me ama no guarda mis palabras. Jn 14, 23

La Palabra de Dios anuncia su deseo dirigido hacia cada uno de nosotros. Es un recorrido amoroso incondicional que comienza con su Palabra y se realiza en una convivencia. Pero su Palabra no irrumpe intempestivamente en nuestra existencia, no nos invade, sino que nos solicita humildemente un gesto, un acto voluntario de nuestra parte, un acto carente de garantías y condicionamientos, que tiene como punto de partida darle lugar. Y ese lugar es el silencio, que como una copa vacía, tiene la capacidad de guardar.

El Amor profundo, desinteresado y estable de Dios no nos pide un determinado sentimiento sino que se inicia con una ofrenda. Y esa ofrenda es nuestra hospitalidad silenciosa, porque nuestros pensamientos y elucubraciones son los ruidos interiores que expulsan la simplicidad insondable del alojamiento de su Palabra.

Su Palabra busca una relación íntima, muy poco conocida – y cada vez menos – por nosotros, que buscamos defendernos cambiando la intimidad por el concepto, por el ritualismo automático, por el cumplimiento de las costumbres, que van apagando el fuego de su Presencia.

Y es muy interesante contemplar que tanto el Padre como el Hijo no nos exigen que los amemos como reciprocidad de su ofrenda; simplemente nos piden humildemente que les ofrezcamos un lugar en nosotros donde guardar su Palabra, pero que debe realizarse sin condiciones. Es la primera ofrenda verdadera de nuestra parte.

El Señor nos pide simplemente una porción de tierra fértil en nuestro corazón, desalojada de todo pedregullo, de toda espina, es decir, pequeños momentos de silencio atento y hospitalario, para dejarnos sembrar mansamente, liberados de todo temor ignorante y expulsivo.

Si no interferimos, esa siembra se hace fruto y entonces, sale a la luz el Amor de Dios en nuestros actos. Nacemos a una nueva vida habiendo perdido nuestra vieja manera de vivir.

El acto de guardar su palabra es una ofrenda de amor de parte nuestra que se realiza con el despojamiento (kenosis) de los espacios interiores repletos de palabras, ideas, opiniones, ilusiones, fantasías, pensamientos, gustos, deseos, costumbres, etc..; es decir de nuestro ego. Porque solamente  en el vacío de esa mentalidad puede comenzar a crecer en nosotros el Misterio del Amor Crucificado. Por eso el Señor nos dice:

 “Si alguien quiere venir detrás de Mí,
que reniegue de sí mismo, tome su cruz y Me siga.
Sí, el que quiere salvar su vida la perderá….”

 Este es el despojamiento del que habló Vassula. Por eso, unos minutos más tarde, en la misma charla ella insistió:

Aprendamos de los Profetas del pasado, cómo, a lo largo de su camino, aprendieron a renunciar a sí mismos, a abnegarse, anteponiendo los Intereses de Dios y a Dios mismo en su vida. Aprendieron a despojarse de su ego y de su voluntad…

El Patriarca de Constatinopla Atenágoras (1886-1972), uno de los impulsores del diálogo ecuménico y amigo del Papa Pablo VI, habló de su experiencia personal de despojamiento de su ego y su voluntad personal:

Hay que hacer la guerra más dura, que es la guerra contra uno mismo. Hay que llegar a desarmarse. Yo he hecho esta guerra durante muchos años. Ha sido terrible. Pero ahora estoy desarmado. Ya no tengo miedo a nada, ya que el Amor destruye el miedo. Estoy desarmado de la voluntad de tener razón, de justificarme descalificando a los demás. No estoy en guardia, celosamente crispado sobre mis riquezas. Acojo y comparto. No me aferro a mis ideas ni a mis proyectos. Si me presentan otros mejores, o ni siquiera mejores sino buenos, los acepto sin pesar. He renunciado a hacer comparaciones. Lo que es bueno, verdadero, real, para mí siempre es lo mejor. Por eso ya no tengo miedo. Cuando ya no se tiene nada, ya no se tiene miedo. Si nos desarmamos, si nos desposeemos, si nos abrimos al hombre-Dios que hace nuevas todas las cosas, Él, entonces, borra el pasado malo y nos da un tiempo nuevo en el que todo es posible. ¡Es la Paz!

El camino cristiano genuino es la aceptación del Amor de Dios que es incomprensible para nosotros, porque es incondicional, omnipotente y donador de vida, un amor completamente ignorado por nuestro entendimiento; un amor tan inconcebible, que nos ubica de manera contundente ante nuestra ignorancia de Dios. Lo que nos asusta profundamente es la intimidad, la entrega definitiva,  la confianza plena,  la fidelidad, el abandono de la voluntad propia para entregarnos a la voluntad divina, despojados del dios del  entendimiento.

No podemos participar de una verdadera intimidad con Dios a partir del entendimiento. El Amor de Dios es inentendible, la mayoría de sus actos son inentendibles; es imposible reducir la obra divina a nuestra exigua y limitada comprensión intelectual.

Rabí Baal Shem Tov, místico hebreo Hasídico del siglo XVIII, dice sobre la comprensión de la Palabra de Dios:

Escuchad mis palabras aunque no las comprendáis, hermanos.
Un día el Mesías os hablará y tampoco lo comprenderéis;
empezad a acostumbraros.

La mística es un camino espiritual con un destino desconocido, y justamente por eso su punto de partida es el vaciamiento, porque para asumir lo desconocido es necesario el olvido de sí mismo  y de todo lo conocido. San Juan de la Cruz, gran místico del siglo XVI, lo dice con una claridad luminosa:

Para venir a lo que no gustas,
has de ir por donde no gustas.
Para venir a lo que no sabes,
has  de ir por donde no sabes,
para venir a lo que no posees,
has de ir por donde no posees,
para venir a lo que no eres,
has de ir por donde no eres.

En la Tradición Mística de cada religión o confesión, es donde se pueden realizar encuentros con diálogos más fecundos, verdaderos y estables. ¿Por qué? Porque el vaciamiento, que es la puerta estrecha por donde entramos en la mística,  se va transformando lentamente en hospitalidad, y en ella aparece la posibilidad del diálogo enriquecedor que ilumina las diferencias, que fue la intención del encuentro del año pasado y de este encuentro que estamos compartiendo. ¿Recuerdan las palabras de Vassula? Ella dijo:

El diálogo interreligioso ha sido siempre una fuente valiosa en sí, porque reúne a personas de credos diferentes, mentalidades y tradiciones diferentes, nacionalidades diferentes, para descubrir, al estar juntos, elementos que pueden acercarnos espiritualmente y sobre los cuales podemos construir un diálogo común.

El diálogo no es un simple intercambio de palabras entRe dos personas, porque si en esa conversación cada una dice únicamente lo que piensa, sin oír al otro, hablamos de dos monólogos simultáneos. Dialogar es palabra y silencio. Para oír al otro es necesario hacer silencio, no solamente de palabras sino también de pensamientos, absteniéndose de toda intención de convencer o de obtener. Es el exilio de las intenciones para recibir las palabras del otro, que es su manera de ofrecernos, parcial o profundamente, su propia existencia. Silenciarse para recibir el universo del otro, haciendo el sacrificio del propio. Por eso San Juan Clímaco (S.VI) abad del Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí dice:

Aquel que en una conversación quiere imponer sus propias opiniones, aunque sean correctas, tenga por cierto que el demonio es el que lo mueve a ello. Si esto hiciera solamente con sus iguales, las reprimendas de los ancianos podrían curarlo. Mas si él procede del mismo modo con los mayores y con los más sabios, su mal, entonces, humanamente es incurable.

El diálogo también es exponerse, porque cuando nuestro interlocutor  se calla, cuando hace silencio, nos corresponde a nosotros ofrecerle nuestro universo mental y emocional como una  ofrenda (kenosis).

Un presbítero y teólogo Rumano contemporáneo, Dimitri Staniloae, dice que la kenosis es el aprendizaje de una forma superior de ternura. Esta ternura  busca el contacto con los hombres despertando la solidaridad, el compañerismo, los acuerdos. No se impone, desarma las rivalidades multiplicando el espíritu fraterno, la aceptación incondicional del otro sin juzgarlo, sin rivalizar.

Hay en la Tradición Mística de las religiones un hilo de oro que va tejiendo encuentros entre todas las confesiones, no a través de conceptos sino de experiencias espirituales.

Estos encuentros se dan en el Espíritu a través de experiencias místicas semejantes sin haber mantenido contacto personal. El Señor le dice a Nicodemo, manifestando la libertad que Dios tiene para manifestarse a las otras ovejas que no son de este corral:

El viento sopla donde quiere y oyes su voz,
mas no sabes de dónde viene ni adónde va.
Así es todo el que nace del Espíritu.” Jn 3, 8

Dar lugar sin perder nuestra identidad es una posibilidad de mutua fecundación. Las diferencias se hacen oportunidades de crecimiento y el protagonismo es abandonado por la oportunidad de ser testigos de la vida de Dios y de los otros, incluidas otras manifestaciones místicas, construyendo nuevas historias que merecen ser contadas.

Por eso voy a dar algunos ejemplos para que podamos contemplar las vivencias comunes que existen en las diferencias de las distintas confesiones, que son oportunidades auspiciosas para que contemplemos juntos, mientras ya vamos haciendo amistosamente una breve experiencia de vaciamiento.

Tukaram, poeta místico hindú del  siglo XVII, expresa su experiencia del vacío:

Aún tengo una noticia preparada para transmitiros:
vacío, vacío está el espejo.
Me he tragado mi yo
y al hacerlo se han roto los nudos
que apretaban mi cuerpo.
Siendo el más pequeño de los átomos,
me he extendido hasta los límites últimos
del universo.

Margarite Poirette, mística cristiana del siglo XIV escribió un libro que se llamaba: El espejo de las almas simples, donde afirmaba que el alma debía abandonar todo, incluso la razón, salvo a Dios.

Fue condenada por este libro a la hoguera por la Inquisición en el año 1310, porque practicaba un cristianismo fuera de las estructuras eclesiásticas. Dice sobre el vaciamiento:

La expansión del amor divino se mostró ante mí en la luz divina de un relámpago altísimo y penetrante en el cual me mostró, simultáneamente, a Él y a mí. Es decir, a Él tan alto y a mí tan baja, que no pude levantarme ni valerme por mí misma; y allá nació lo mejor de mí misma.

En el misticismo Sufí, cuyo origen es el Islam, al vaciamiento se lo denomina Muÿâhada o Yihâd. El camino es esencialmente un combate interior contra el ego, que los maestros sufíes lo llaman Nafs. Se cuenta que un místico sufí, Abû Yaçîd al-Bistâmi, vio a su Señor en sueños y le preguntó por el modo de llegar a Él, y Allah le respondió: “Abandónate, y ven a Mí sin ti”.

Yala Al-Din Rumi, poeta místico  Sufí del siglo XIII, uno de los más grandes místicos sufíes, describe la verdadera libertad del despojamiento del ego:

Toma a uno que no lleva sus cuentas
que no quiere ser rico, ni tiene miedo a perder
que no tiene interés alguno en su personalidad: es libre.

También Rumi describe con sabiduría el combate sin pausa y sin atajos, necesario para el despojamiento del yo:

Has sufrido tormentos
pero aun así sigues estando lejos de Dios,
porque no has alcanzado
tu objetivo de destruir al yo.
Tus tormentos no cesarán
hasta que perezcas.
No puedes llegar al tejado
a no ser que asciendas por la escalera.
Si faltan dos travesaños
no podrás subir por ella,
si la cuerda del pozo es demasiado corta
el cubo no llegará al agua.

Termino con este poema que fue escrito en el siglo XIII por el místico, pensador y poeta musulmán Ibn Arabi, nacido en la Murcia islámica de 1165. Uno de los más grandes místicos sufíes junto con Rumi.

Estas palabras inspiradas por el Espíritu Santo, bien podrían ser la síntesis del Ágape de Dios derramado sobre las distintas confesiones, realizando en la diversidad del instrumento que toca cada una, una sinfonía que entona finalmente, la Voluntad de Dios.

Hubo un tiempo,
en el que rechazaba a mi prójimo
si su fe no era la mía.
Ahora mi corazón es capaz
de adoptar todas las formas:
es un prado para las gacelas
y un claustro para los monjes cristianos,
templo para los ídolos
y la Kaaba[1]para los peregrinos,
es recipiente para las tablas de la Torá
y los versos del Corán.
Porque mi religión es el Amor.
Da igual a dónde vaya la caravana del amor,
su camino es la senda de mi fe.

________________________

[1]Representa el lugar sagrado y de peregrinación religiosa más importante del islam. Es la «casa de Dios», donde lo divino toca lo terrenal, y hacia ella orientan su rezo los musulmanes de todo el mundo ubicando el oriente.


Conferencia del P. Enrique Bikkesbakker, Iglesia ortodoxa argentina.  X Retiro Latinoamericano de la VVD. Tristán Suarez, Prov. de Buenos Aires, Argentina, 16 de noviembre.

Anuncios

“Jesús nos mostró así una senda de los caminos de unidad”.

“-Señor, me acuerdo ahora de nuestra buena amiga Marta, la impulsiva, estoy impaciente como ella, quiero que las cosas vayan rápido: mañana, hoy, ahora, si es posible ¡tener todos tus deseos cumplidos ya, las espinas arrancadas y arrojadas fuera, sacada la lanza de Tu Corazón ya, y todo lo que Tú desees!
-Vassula no te precipites.
(He sentido Su mano acariciando mi cabeza.) 

-Vuelve a escuchar Mis deseos, Yo quiero recordarles Mis Caminos, Yo quiero que dejen de arrojarse unos a otros dardos envenenados, Vassula ¿es que Yo fui un político? ” Dhaka, Bangladesh. 30.06.87 


Entrevista por email a Adriana Gonzalez

  • Hola Adriana, en la preparación del X retiro fuiste responsable de la comisión de trabajo dedicada a la liturgia y al ministerio de música junto a Ana Beltrán. ¿Cómo fue el trabajo previo al retiro?

Si. Al principio éramos tres personas en la subcomisión de Liturgia y ministerio de Música: Beatriz Dobalo, Ana Beltrán y yo. Pensé en un principio ocuparme de la música solamente y que Ana y Betty podrían ocuparse del resto. Por lo que primero decidí buscar músicos dentro de la VVeD o que al menos tuvieran conocimiento y afinidad respecto de los Mensajes. Con mucha anticipación contacté a Lidia González con su guitarra, de Mendoza quien tiene mucha experiencia musical en las Misas carismáticas y a Carina Juni de Rio Negro que es pianista profesional y que suele venir a Buenos Aires para acompañar encuentros de los Mensajeros de la Paz que lidera el padre Gustavo Jamut. También contacté a Juanita Prosetti de nuestra Beth Myriam por su espontaneidad para cantar y guiar pero no supimos que vendría hasta último momento. Llamé a Carmen Gilabert en Dolores, Pcia. de Buenos Aires, pero por cuestiones familiares y de salud era imposible que pudiera venir a tocar el piano. Hasta ese momento no sabía si contaríamos con músicos de Brasil que no solo cantaran, sino que pudieran tocar algún instrumento. También pensé en Darío, yerno de Mabel Rolando, que dirige un coro en Luján Castrense, y en Tobías, el nieto de Sofía Anghelidis pero por sus compromisos resultó imposible que vinieran.

Mientras tanto intentamos tener una primera reunión entre Beatriz, Ana y Yo. Por nuestras ocupaciones y vivir muy distantes una de la otra, era sumamente difícil.
Decidimos comenzar con los guiones de las misas diarias, pero Beatriz tuvo la noticia del bautismo de su nieto Jacinto y venía su familia desde Uruguay a su casa. Por lo tanto y muy a su pesar, no pudo concurrir al Retiro. Ella en su casa colaboró seleccionando un Mensaje personal para cada uno de los asistentes al Retiro de la VVeD. Tuvimos dos reuniones con Anita Beltrán para elaborar los guiones de las misas.

Quedamos que ella se encargaría de los ornamentos para las ceremonias y la ambientación, mientras yo seguía reclutando músicos. Decidí comenzar por mi parroquia. Hablé con el líder del coro de jóvenes quien inmediatamente se entusiasmó con la idea. Pusimos una reunión para el Domingo siguiente en la misma parroquia de San Ambrosio, donde me acompañó Roberto Leboeuf para explicarles lo que era un Retiro Latinoamericano de la VVeD. A partir de ahí Leonardo Devicentiis organizó a su gente para que tuviéramos cada día cubierto con dos músicos y organizamos el cancionero. Luego se envió un cancionero con unas 50 canciones a Brasil para su traducción y se eligieron temas para cada misa. Además de una para cada hora de Adoración por día y para introducir a cada charla con acompañamiento musical y poner en clima de recogimiento a los asistentes.

Adrian coro 3

Berenice Crudo y su esposo Pablo Bellardi durante la misa del día Jueves 15 de noviembre.

  •  ¿Cómo afrontaste que Anita Beltrán no pudiera venir por la inesperada operación de su hijo la noche anterior al inicio del retiro?

Sorprendida pero más preocupada por la salud de su hijo. Hasta ahí Jesús me había demostrado que Dios dispone. Por suerte ella se había ocupado de las fotocopias del Akasthitos, las Letanías, el padre Nuestro en Arameo y las correcciones finales de los guiones. Envió los floreros, manteles y ornamentos por medio de Pablo. Yo solo tuve que ocuparme de comprar las flores con la gentil ayuda de Hugo.

Adriana unción.jpg

Unción de los asistentes y entre los pastores. Viernes 16 de noviembre.

Decidí entonces encarar la tarea día por día. Me refiero a anotar lo que se cantaba para que no se repitiera en cada guion, anotar las intenciones fuera de las ya estipuladas, elegir los lectores tratando de que fueran de diferentes países en cada misa, ver que no faltara nada en la capilla, el sonido preparado, armar y mantener los arreglos florales, repartir cancioneros y guías. Siempre una charla previa con cada sacerdote que presidiera la ceremonia.

Adriana sacerdotes

Sobremesa antes de la Adoración Eucarística, P. Matía, P. Daniel y Adriana

Para eso fue necesario que yo no participara de algunas conferencias, al menos en su totalidad. Pero gracias a Dios están por escrito o grabadas.

  • ¿Cómo armonizaste el ministerio de música, tanto los músicos locales como los que acompañaban a los que vinieron de Brasil?

Gracias a Dios, Leo se ocupó de organizar quien venía de Buenos Aires cada día. Y Roberto coordinó los traslados. Yo estaba expectante para cada llegada y que tuvieran todo lo necesario en la casa.

Adriana Coro

En familia. Leo y su esposa Mechi. Jazmín durante la Adoración nocturna pego un suspiro y se durmió.

Siempre dos personas pero hubo un imprevisto: el viernes no podía ser cubierto, entonces le pedimos a los brasileros que cubrieran la misa de ese día. Había dos hombres que tocaban guitarra y dos mujeres que cantaban. Ésto lo descubrí directamente en el Retiro!

Adriana coro

Jonás Batista Da Silva y Meiry Marílua Da Conceição Da Silva.  (VVeD Brasil) cantan junto a Juanita Chavez (Beth Myriam, Mendoza)  y Margarita Couto (Evangelización, AVVD Brasil)

También hubo momentos que ensayamos temas juntos. Uno de los muchachos brasileros acompañaba muy bien improvisando y también tenía su tablet con las letras en portugués y las notas correspondientes. Jesús lo ordena todo. Uno imagina y prevé pero surgen imprevistos y cambios. Por ejemplo, cuando oficiaba un sacerdote brasilero, cantaban en español y al revés. Jesús nos mostró así una senda de los caminos de unidad.

  •  Si, tenés razón, durante el retiro nos dimos cuenta del desafío de ayuda litúrgica que hubo que afrontar, por un lado estaban los oficios en diferentes tradiciones litúrgicas, los sacerdotes que hablaban dos idiomas diferentes, la asamblea de los fieles, la mitad de ellos brasileños,  acostumbrados a cantar determinados estilos de canciones tan diferente al canto de la liturgia oriental.

Para el oficio ortodoxo vino el coro de San Martín de Tours que dirige Clara Cortázar. Ese fue un momento de relax en que los demás, no solamente los de habla portuguesa, nos limitamos a disfrutar de escuchar y contemplar un estilo diferente que enriquece nuestro espíritu y nuestra fe. 

Para cada oficio se adecuaba el ámbito según los requerimientos. Por ejemplo, la disposición de los Iconos, la necesidad o no de sonido, el atender a los músicos para un ensayo y acomodamiento.

En el caso de la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo el Padre Daniel Aguilera fue muy organizado con sus pautas. Tuvo la brillante idea de cerrarla con el Doxa Doxa infaltable en un encuentro de la VVeD, que ensayamos la noche previa, pero oh sorpresa: los músicos se fueron antes porque perdían el avión. Así que lo cantamos a capella como debe ser.

  • En especial cómo se organizaron las horas nocturnas de Adoración…

La pauta fue que los músicos trajeran canciones de adoración y alabanza, espacios de silencio y algunas meditaciones como por ejemplo de Santa Teresita y de San Agustin. No más de una o dos horas para que durante la noche la gente anotada pudiera rezar en algunos casos el Rosario y el resto de las horas respetarles la intimidad con el Señor.

Tuve que reservar algunas velas para que nos alcanzaran hasta el último día, pues la gente espontáneamente, las encendía durante la noche creando así, un clima de devoción muy especial. Jesús estuvo muy bien acompañado por los hermanos que entusiastas y exhaustos, descansaron en El.

Adriana adoración 2

  • Hubo una devoción, el rosario de las rosas, que ya habíamos vivido en el retiro de Aparecida. Fue también un desafío prepararlo seguramente, con todas esas rosas tan bellas…

Si, totalmente. Yo no había podido viajar en aquella oportunidad, así que me mandaron una foto de la disposición del Rosario. Mi temor era que no consiguieran las rosas por el calor. Solo durarían hasta el último día si compraba las importadas. Así que me aseguré un lugar donde conseguirlas. Las mantuvimos en un lugar fresco, ventilado y en baldes con hielo. Luego tuve una reunión con las personas que lo organizaban. Cerramos la capilla para que fuera sorpresa para los demás. Pedimos permiso para correr el altar y presidió el Rosario un hermosísimo cuadro de Nuestra Señora de Guadalupe traído de México por Magali García que nos lo prestó muy gentilmente porque no podía asistir. Dos niñas ayudaban a poner los vasitos con rosas a las personas mayores. Ellas estaban encantadas con la belleza de las rosas y poder ayudar. Al final la delegación mejicana entonó una emotiva canción a nuestra Patrona de América.

  • Lo mismo con el Akatisthos que para nosotros es muy apreciado pero que a los lectores de la VVeD que vinieron de los otros países no les era tan conocido.

Bueno. Hubo una tarea previa que fue tratar de elegir las mejores versiones grabadas. En especial de El Padre Nuestro en Arameo, del Javenu Shalem Aleheim, del Doxa Doxa y del Akatisthos. El Akatisthos es una alabanza que describe la vida de la Virgen y es parte de la Liturgia Oriental Bizantina. Se hace en forma entonada y repetitiva, lo cual es muy fácil de seguir. Nos facilitó mucho cantarla sobre una grabación. Especialmente porque fue a primera hora de la mañana y sin tiempo para ensayo previo. Agradecí mucho para todo esto la ayuda técnica de Roberto Leboeuf y el equipamiento de sonido con el que cuenta la Casa de retiros.

IMG-20181125-WA0018

Roberto Leboeuf, Adriana y Marta Piñero  junto a la imagen de  la Virgen de la capilla de la casa de retiros y la capillita (capelinha) misionera que nos regalaron los hermanos de AVVD Brasil para nuestros grupos de oración.

  • Y para finalizar, ¿cuál fue el regalo del Señor para vos en este retiro?

El primer regalo fue el haber podido tomarme una semana de vacaciones para asistir y contar con el dinero para pagar el retiro en un mes muy difícil en lo personal en cuanto a lo económico.

El segundo fue la convivencia con hermanos de la VVeD de nuestra región a quienes no conocía personalmente, en un clima de afecto, alegría y cansancio, porque fue sumamente intenso y movilizador. El haber podido entendernos sin hablar el idioma del otro, fue algo increíble.

El tercero fue tomar conciencia de las cosas que tengo que cambiar de mi carácter.

Por lo que agradezco mucho que me hayan puesto a Martita Piñero como compañera de habitación. Fue la persona que necesitaba. Es encantadora. Me reflejaba que tenía que dejar de refunfuñar y parar con la ansiedad que me caracteriza, con mis miedos y descansar más en El. Jesús me demostró que siempre nos tenemos que poner en sus manos, porque por más que tenemos todo organizado, surgen imprevistos y aunque le pongamos empeño, siempre lo que El moldea a su modo, resulta mucho mejor.

Y por último le agradezco a Dios, esa misteriosa sensación de que el dolor físico de mi pierna se fue aliviando con el trascurrir de los días, sin siquiera reparar en que casi no tomé analgésicos.

Me sentí como la perturbada Marta, reconfortada por la dulzura de Jesús.

Adriana Gonzalez, equipo organizador, vocal de la CD de la Asociación


 

 

El diálogo, único camino para la paz

“Todos ustedes son Mi Pueblo, sin importar de qué credo y raza son. Recuerden que Yo soy AMOR y que Yo los he creado a todos. (VVeD, 1 de mayo de 1989).

“Pues esta es Mi dulce Doctrina, Mi Diálogo. La Doctrina y el Diálogo que se debe enseñar a toda la humanidad. Quiero recordaros a todos Mi Lenguaje y reeducaros”  VVeD 3.02.2003

_______________________________________________________________

P. Omar di Mario,

La paz es el nombre de Dios.(Papa Francisco, Asís 20/9/2016)

Queridos hermanos y hermanas, en la  peregrinación a Rusia de la VVeD, apareció como propuesta la unidad con las otras religiones, (“tenemos entre nosotros nuevos y distinguidos huéspedes que se unen a nosotros por primera vez y a los que todos les decimos: El Salaamaleikum y Shalom. Nosotros, la gente de “La Verdadera Vida en Dios” estamos a la búsqueda, tanto como vosotros, de la reconciliación, la paz y la unidad, con sincero amor fraterno. Nos hemos juntado por primera vez aquí, en Rusia, para unir nuestras plegarias e implorar al Dios Altísimo que ilumine nuestro camino, a fin de ofrecer nuestra contribución específica – que será acorde con la Voluntad de Dios – sobre el tema: “Cómo superar nuestras divisiones”. El diálogo interreligioso ha sido siempre una fuente valiosa en sí, porque reúne a personas de credos diferentes, mentalidades y tradiciones diferentes, nacionalidades diferentes, para descubrir, al estar juntos, elementos que pueden acercarnos espiritualmente y sobre los cuales podemos construir un diálogo común. Los diálogos que vamos a compartir estos días no deberían quedar sólo entre nosotros, sino que deberíamos llevarnos de vuelta a casa lo que más ha conmovido nuestro corazón y transmitirlo a nuestra propia gente, para enseñarles y educarles.”, Vassula, Rusia 2017).

Esta propuesta  parecía novedosa, ya que el acento  estuvo siempre  puesto en la unidad con los cristianos, lo que trajo asombro a algunos y  varios interrogantes. En realidad, para nosotros cristianos, el diálogo  y la búsqueda de la unidad no pueden  ser novedad, ya que la salvación que Cristo nos ofrece, no es solo para los que lo reconocemos como único Salvador, Timoteo 2,3-6;  Juan 2,2;  2 Corintios 5,14-15.

En nuestra historia, hubo quienes abrieron camino,  como San Francisco de Asís o Charles de Foucauld, entre otros, y ya en nuestro pasado reciente la Iglesia reunida en el Concilio Vaticano segundo, nos va a decir en su declaración Nostraaetate: (“1. En nuestra época, en la que el género humano se une cada vez más estrechamente y aumentan los vínculos entre los diversos pueblos, la Iglesia considera con mayor atención en qué consiste su relación con respecto a las religiones no cristianas. En cumplimiento de su misión de fundamentar la Unidad y la Caridad entre los hombres y, aún más, entre los pueblos, considera aquí, ante todo, aquello que es común a los hombres y que conduce a la mutua solidaridad.

Todos los pueblos forman una comunidad, tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a todo el género humano sobre la faz de la tierra, y tienen también un fin último, que es Dios, cuya providencia, manifestación de bondad y designios de salvación se extienden a todos, hasta que se unan los elegidos en la ciudad santa, que será iluminada por el resplandor de Dios y en la que los pueblos caminarán bajo su luz.”)  (“2.La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres. Anuncia y tiene la obligación de anunciar constantemente a Cristo, que es “el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn., 14,6), en quien los hombres encuentran la plenitud de la vida religiosa y en quien Dios reconcilió consigo todas las cosas.

Por consiguiente, exhorta a sus hijos a que, con prudencia y caridad, mediante el diálogo y colaboración con los adeptos de otras religiones, dando testimonio de fe y vida cristiana, reconozcan, guarden y promuevan aquellos bienes espirituales y morales, así como los valores socio-culturales que en ellos existen”.)

P. di Mario 2

Esto no es una invitación a renunciar a nuestra propia identidad, ni a diluirla, ni mucho menos a abandonar nuestra misión:

– La Iglesia tiene un mandato misionero recibido de su Fundador:

Todo el Nuevo Testamento atestigua este mandato de Jesús: Tiene su origen en la misión del Hijo y del Espíritu Santo según el plan de Dios Padre (AG 2): “Como el Padre me envió, así yo los envío a Ustedes” (Jn 20,21), y su fin último es anunciar y enseñar el Reino de Dios, el amor de Dios y la necesidad de amor entre los hombres.

– La misión es vínculo.

“La misión lleva al encuentro personal para transmitir a Cristo. La misión es relación, es vínculo. No hay misión si no me relaciono con el prójimo. La misión necesita de la cercanía cordial. Y el desafío, desde esa cercanía, es llegar a todos sin excluir a nadie”. (EAC 2010)

– Un nuevo punto de partida para encarar la misión.

Hubo tiempos en los que se pensó que la fe podía imponerse por la fuerza, y entonces la Cruz era acompañada por la espada. El Papa Juan Pablo II ya pidió perdón por los dolores que cristianos causaron a otros seres humanos.

Hubo tiempos también en los que se pensó que fuera de la Iglesia no había  salvación.

Por la reflexión en la Iglesia y desarrollo de la sociedad, ambas concepciones fueron paulatinamente abandonadas, hasta ser reemplazadas por criterios totalmente diferentes: Hoy la misión evangelizadora de la Iglesia es una oferta que se basa en tres pilares fundamentales:

+La comprensión de la voluntad salvífica universal de Dios; +La comprensión de que la libertad religiosa es propia de la dignidad del hombre; +La comprensión de que aún cuando la Iglesia de Cristo posea la plenitud de los medios de salvación, no por ello excluye la posibilidad de salvación a los creyentes de otras religiones o a los no creyentes.

 LA VOLUNTAD SALVÍFICA UNIVERSAL DE DIOS.

– La voluntad del Padre, que es Padre de todos los hombres y sus alianzas mantienen su validez para todos.

+Todos los hombres, sin excepción han sido creados a imagen y semejanza de Dios (Gn 1, 26 ss; 2, 8 ss; 9, 6), la Alianza de Dios con Noé comprende a todos los seres vivos de la tierra (Gn 9, 9.12.17s); en Abraham “serán bendecidos todos los linajes de la tierra” (Gn 12,3; cf. 18, 18); la Sabiduría se dirige a todos sin distinción de pueblos o razas (cf Prov 1, 20-23; 8, 2-11; Sab 6, 1-10.21; etc.).

+El designio de la salvación en Cristo precede a la creación del mundo (cf Efesios 1,3-10)

-La acción universal de Jesús

Cristo abrazó voluntariamente y movido por inmensa caridad su pasión y muerte por los pecados de todos los hombres, para que todos consigan la salvación” (NA).

+El designio de salvación en Cristo se realiza con la encarnación de Jesús (cf. Jn 3, 16-17; 1 Jn 4, 9.10), que se “entrega” a la muerte de cruz por la salvación de los hombres y reconciliación del mundo (cf. Rom 5, 8-11;8, 3.32; 2 Cor 5, 18.19):

+“Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo, hombre él también, que se entregó a si mismo como rescate por todos” (1 Tim 2, 5-6)

+La restauración del hombre por medio de Cristo, “es válida no solo para los que creen en Cristo, sino para los hombres de buena voluntad en cuyo corazón obra la gracia de un modo invisible. Puesto que Cristo ha muerto por todos, y la vocación del hombre es una misma, es decir, la vocación divina; debemos pues estar seguros que el Espíritu Santo brinda a todos la posibilidad de unirse al misterio Pascual de un modo que Dios conoce” (GS 22)

– La acción universal del Espíritu Santo

“La acción del Espíritu no está afuera o al lado  de la acción de Cristo. Se trata de una sola economía salvífica de Dios Uno y Trino, extendida en su alcance a toda la humanidad y a todo el universo”.(“Dominus Iesus” 12 f.)

+“El Espíritu Santo, obraba ya, sin duda, en el mundo antes de que Cristo fuera glorificado” (AG 4).

+En la acción del Espíritu, “… no es posible limitarse a los dos mil años transcurridos desde el nacimiento de Cristo. Hay que mirar atrás, comprender toda la acción del Espíritu Santo aún antes de Cristo: desde el principio, en todo el mundo y, especialmente en la economía del Antiguo Testamento. En efecto, esta acción siempre y en todo lugar, más aún, en cada hombre, se ha desarrollado según el plan eterno de salvación…” (DViv 53) 

El diálogo interreligioso, como todo diálogo, no busca destruir la propia identidad ni la del otro,

sino sólo los prejuicios y el miedo, reemplazándolos por el conocimiento y el amor.

+– El cristiano que entra en diálogo interreligioso, lo hace como testigo de Jesucristo  y  miembro de su comunidad, por ello, lejos de perder su identidad debe tener una clara identidad religiosa y no debe dejar de lado algunos elementos de su fe y práctica. Al contrario, los otros creyentes quieren conocer claramente a quiénes están encontrando.

El cristiano debe ponerse en posición de escucha reflexiva, para descubrir “las semillas del verbo” y a la vez, aceptar las diferencias. (Espiritualidad del Dialogo, Card. Arinze)

También ha de preparase para el diálogo, profundizar su fe y su práctica religiosa, perfeccionar su comportamiento y abrirse al Espíritu Santo mediante la oración.

  • “Los cristianos viven hoy con frecuencia en contextos multirreligiosos y no pocos están en ellos en minoría” (DCG 200)
  • En el mundo de hoy, caracterizado por la rapidez de las comunicaciones, la movilidad de las personas y la interdependencia, se está tomando conciencia del pluralismo religioso y, es este contexto, no se puede descuidar el papel importante que desempeñan las tradiciones religiosas.
  • Tal como recalcó el Concilio Vaticano II, sólo gradualmente se comienza a comprender en qué consiste este diálogo, cuya puesta en práctica en algunos lugares, todavía es incierta  -pues la situación cambia de país a país-. (DyA 4)
  • Y donde todavía hay dudas respecto al diálogo o surgen algunos problemas:

¿Diálogo o anuncio?

-Hay quienes piensan, erróneamente, que en la misión actual de la Iglesia, el diálogo debería sustituir el anuncio. Otros, en el extremo opuesto, no logran ver el valor de este diálogo. Y no falta quienes se preguntan si el hecho de que el diálogo interreligioso haya asumido tanta importancia ¿implica que el anuncio del mensaje evangélico haya perdido su urgencia? (D y A 4)

-Así como el diálogo interreligioso es un elemento de la misión de la Iglesia, otro es la proclamación de la obra salvífica de Dios en Jesucristo, Nuestro Señor.(DyA 6)

 No se trata de elegir uno y de ignorar o rechazar otro. (DyA 6)

La RM nos dice: “El diálogo interreligioso forma parte de la misión evangelizadora de la Iglesia. entendido como método y medio para un conocimiento y enriquecimiento recíproco;

-Esta misión tiene como destinatarios a los hombres que no conocen a Cristo y su Evangelio, y que en gran mayoría pertenecen a otras religiones.

-A la luz de la economía de la Salvación, la Iglesia no ve un contraste entre el anuncio de Cristo y el diálogo interreligioso”. (RM 55)

“El anuncio (la comunicación del misterio de salvación realizado por Dios para todos en Jesucristo) es la base, el centro y culmen de la evangelización.” (EN 27)

-“El diálogo interreligioso y el anuncio, si bien no están colocados en el mismo nivel, son elementos auténticos de la misión evangelizadora de la Iglesia. Sonlegítimos y necesarios. Están íntimamente ligados, pero no son intercambiables: el verdadero diálogo interreligioso supone por parte del cristiano el deseo de hacer conocer, reconocer y amar mejor a Jesucristo; su anuncio ha de llevarse a cabo con el espíritu evangélico del diálogo”. (DyA 77)

Con vista a  que los hombres crean y se salven.

-“Este mensaje es necesario. Es único. De ningún modo podría ser reemplazado. No admite indiferencias, ni sincretismo ni acomodos. Representa la belleza de Revelación…” (EN 5)

-“Los discípulos de Cristo, unidos íntimamente en su vida y en su trabajo con los hombres, esperan poder ofrecerles el verdadero testimonio de Cristo y trabajar por su salvación, incluso donde no pueden anunciar a Cristo plenamente.”(AG 12)

Con fidelidad creativa al mensaje y a los destinatarios.

-El mensaje evangélico ofrece una fuerza liberadora y promotora de desarrollo, ayuda a reconocer la dignidad de cada persona, la grandeza del hombre creado a imagen de Dios y amado por Él; dispone a la solidaridad, al compromiso, al servicio de los hermanos; inserta al hombre en el Proyecto de Dios que es la construcción del reino  de Paz y de Justicia a partir ya de esta vida. (RM 59; PP1-2, 40-42)

-Estas multitudes tienen derecho a conocer la riqueza del misterio de Cristo, por quien toda la humanidad puede encontrar con insospechada plenitud, todo lo que busca a tientas acerca de Dios, del hombre y de su destino, de la vida y de la muerte. (EN 53)

El cristianismo reconoce y asume el diálogo con las otras religiones como una dimensión propia y específica de su naturaleza misionera. (Revista Vida Pastoral n° 253, Mayo/Junio 2005)

Para concluir, el Papa nos dice en la EvangeliiGauidun :Nº250  “Una actitud de apertura en la verdad y en el amor debe caracterizar el diálogo con los creyentes de las religiones no cristianas, a pesar de los varios obstáculos y dificultades, particularmente los fundamentalismos de ambas partes. Este diálogo interreligioso es una condición necesaria para la paz en el mundo”

El Papa dijo que “conocer a otras personas, a otras culturas nos hace mucho bien.Nos hace crecer. Si vamos a encontrar a otras personas, a otras culturas, otras formas de pensar, otras religiones, salimos de nosotros mismos y comenzamos la aventura tan bella que se llama “diálogo“. Vaticano 21/8/13

“Tenemos que recordar siempre que somos peregrinos, y peregrinamos juntos. Para eso, hay que confiar el corazón al compañero de camino sin recelos, sin desconfianzas, y mirar ante todo lo que buscamos: la paz en el rostro del único Dios”EG 244

Prédica de P. Omar di Mario, Iglesia Católica, Tristán Suarez, Prov. de Buenos Aires, Argentina, 17 de noviembre, 15 hs. X Retiro Latinoamericano de la VVD

“Fuimos en esos días una familia dispuesta a compartir”

“Vassula, felices aquellos que renuncian a sus ocupaciones y Me siguen. Verdaderamente, dedicas mucho de tu tiempo a escribir Conmigo, pero déjame también decirte algo. Me gusta también verte trabajar y cumplir tus pequeñas obligaciones, tus deberes de menor importancia, siempre y cuando las hagas con amor. Cualquier pequeño trabajo que hagas, sin importar lo pequeño e insignificante que sea, se vuelve grande ante Mis Ojos y Me agrada, siempre que estos pequeños actos sean hechos con Amor. Bendita seas.”  18.02.1987

Testimonio personal

En los prolegómenos cuando comenzamos a darnos cuenta que en el año 2018 correspondía hacer el retiro en uno de nuestros países (pensé) pensamos que por varias razones el retiro tenía que ser en Argentina y lo primero que surgió fue hacerlo compartido con nuestros hermanos brasileros, incluso para profundizar la 1ra experiencia que habíamos tenido en el 2016 en Aparecida; la situación política y económica no era la más apta para encarar la tarea en ambos países, y es aquí donde comienza la tarea del Espíritu Santo alentándonos a hacerlo mas allá de nuestra débil mirada de la realidad contemplada parcialmente con los sentidos; lo primero que sentí es que sin Él era imposible y empecé (allá por marzo) a tratar de aprender a trabajar con Él y con mis hermanos; no creo que haya sido el único de los que tuvimos que ver con la organización que le haya ocurrido esto (incluyo a nuestros hermanos de Brasil), pero intento contar mi experiencia personal que también se convierte en comunitaria; hubo infinidad de pequeños hechos que así lo atestiguan, que serían muy largos de contar; cada vez que avanzábamos en algún sentido veíamos como se allanaban los caminos, lo que nos alentaba a confiar cada vez más en Su ayuda y beneplácito. Faltaba la constatación de todo esto en el retiro propiamente dicho y allí se terminó de consumar el milagro.

IMG-20181116-WA0067Bessie, la esposa de Hugo, preparando la mesa de libros y estampas.

Empezó el miércoles 14 con la llegada de un primer contingente de 35 personas; ese día fue un caos (en relación al orden que habíamos planificado); algunos de los que estábamos ahí, cumpliendo la tarea de ordenar y distribuir las habitaciones, nos dimos por vencidos y dejamos que las cosas se ordenaran naturalmente, percibimos que todos traían un buen espíritu y que iba a privar el compartir y el sentido común y así fue; los lugares y las habitaciones se acomodaron a las necesidades de todos y Dios vio que era bueno (nosotros también).Hugo2

Y es aquí donde quiero llegar con mi vivencia, porque junto con las charlas, los oficios, las Liturgias, el rosario y las adoraciones, este espíritu común se manifestó durante todo el retiro, y agrego: desayuno, almuerzo, break, cena, recreos, compra de libros y demás actividades,

IMG-20181115-WA0057

Cumpleaños de Paulina, de la VVeD Brasil

fuimos en esos días una familia dispuesta a compartir lo bueno y lo no tan bueno, lo que nos une y lo que no coincidimos, estuvimos abiertos a escuchar cosas que nunca habíamos escuchado y pusimos nuestro mejor entendimiento para asimilarlas y compartirlas, sin casi darnos cuenta el Espíritu Santo nos llevó de la mano a vivir la UNIDAD; demos gracias a la Santísima Trinidad por este regalo y pidámosle para que podamos transmitir este testimonio a nuestros hermanos TODOS hijos del único DIOS.

Hugo Sabbadini
Del equipo organizador.

33° aniversario de la VVeD (1985-2018)

 
VVeD 28 de noviembre de 2015
“ahora, Vassula, celebra Mi Amor, celébrame a Mí, tu Dios, porque he construido nuevos santuarios cimentados en el amor, he reconstruido esas ruinas; está escrito en las Escrituras: “puesto que habéis sido devueltos a la verdadera vida en Cristo, debéis buscar las cosas que están en el cielo, donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios, de modo que vuestros pensamientos estén puestos en las cosas celestiales, no en las cosas que están en la tierra, porque habéis muerto y ahora la vida que tenéis está escondida con Cristo en Dios. Pero cuando Cristo sea revelado – y Él es vuestra vida – vosotros también seréis revelados en toda vuestra gloria con Él”;( Col 3, 1-4.)

 

Canto del Doxa Doxa (himno ortodoxo equivalente al Gloria del rito latino). En el X Retiro Latinoamericano de la VVeD 15 al 19 de noviembre de 2018, Tristán Suarez, Prov. de Buenos Aires, Argentina.
“El término “gloria” (doxa) indica el esplendor de Dios que suscita la alabanza, llena de gratitud, de las criaturas. San Pablo diría:  es “el conocimiento de la gloria de Dios que está en la faz de Cristo” (2 Co 4, 6)” BXVI, audiencia general, 28 de diciembre de 2006

“¡He aquí que estoy con ustedes todos los días!”

Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.  Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10: 41-42 

“Ahora, Dios me mostró, más claramente, que cualquier distracción del mundo y de la gente podría ser una influencia perjudicial que me arrastraría lejos del Abrazo de Amor, el Lugar donde yo quería permanecer”. VVeD 01.01.1999

_____________________________________________________________

“La necesidad del silencio”, Pbro. David George.

Hace muchos años cuando yo daba clases en un colegio secundario en Inglaterra un profesor de matemática – un cristiano evangélico muy comprometido- me invitó a participar de un fin de semana con algunos de los alumnos del colegio en un encuentro cristiano. Ya que se llevaría a cabo en una casona en el campo le pregunté si sería un “retiro”. Reaccionando como si la palabra “retiro” tuviera demasiadas connotaciones católicas me contestó que él estaba esperando un “avance”.  Lo entendí. Para él el propósito básico de este fin de semana fue la conversión de estos jóvenes y la entrega de sus vidas a Cristo.

Espero que nuestro tiempo aquí sea para todos un retiro– en el sentido que sea una retirada de las distracciones y bochinche que nos rodean en la vida cotidiana – y a la vez un avance en nuestro conocimiento de Dios y de nosotros mismos. Vamos a empezar el avance tomando en serio un concepto clave – el “silencio”.  No se refiere a la ausencia de sonido sino a un silencio interior en el cual estamos inmersos en la presencia de Dios y Su Espíritu. El silencio no es solamente un medio, sino también una gracia, una bendición y un don. Si queremos entrar en la verdadera vida en Dios este silencio interior no es deseable – es imprescindible. En las reflexiones que siguen estoy en deuda con los libros de Maggie Ross, una anacoreta anglicana, que han profundizado mi comprensión de la oración contemplativa.

La segunda palabra es “he aquí” y tiene que ver con nuestra percepción de lo que está pasando a una esfera más allá de lo que se puede saber o definir con palabras o conceptos humanos. Por eso la frase “he aquí” está relacionada  normalmente con “vean” o “contemplen”.  Entonces brevemente en lo que sigue voy a tratar de esclarecer lo que para mí es la contemplación y recomendarla como la mejor manera de acercarnos como cristianos de diferentes tradiciones los unos a los otros e inclusive abrir puertas hacia creyentes de otras religiones.

No quiero perder el hilo en altos vuelos místicos, sino quisiera anclar lo que voy a decir en el funcionamiento cerebral que es la única forma que existe para mediar todas nuestras percepciones. Creemos que sabemos lo que es el pensar; se construye de palabras, imágenes y conceptos que organizamos para lograr un objetivo y a menudo el impulsor principal de los  pensamientos son reacciones espontáneas, instintos básicos y sentimientos pasajeros;  en el mejor de los casos organizamos los pensamientos según principios racionales, usando lo que llamamos el “intelecto”.

Sin embargo hay un fenómeno universal que demuestra las limitaciones del pensamiento consciente; hay ocasiones cuando nuestros cerebros funcionan aparentemente sin esfuerzo e intención deliberada para que recordemos un nombre o una palabra que no aparece en la memoria; aunque la palabra esté en la punta de la lengua no sale por más que nos estemos esforzando para recordarla. De repente un minuto o una hora u horas más tarde la palabra aparece en nuestra conciencia.

Se llama este fenómeno “la paradoja de la intención” porque muestra que una parte de nuestro cerebro está funcionando – o sea pensando cuando no estamos pensando – recuperando la información guardada en alguna parte. Lo que señala es que hay dos tipos de “prestar atención”.  El primero y más obvio es este esfuerzo consciente en recordar algo que al comienzo no se logra rememorar. El segundo tipo de prestar atención es una cuestión de aprender a estar atento a las cosas que no son nosotros mismos y esto es muy difícil ya que vivimos en un mundo que fomenta la auto-consciencia con constantes distracciones.

Pero en la Biblia las palabras “he aquí” abren la puerta a una manera distinta de percibir la realidad y si (tienen) adquieren resonancia en nuestros tiempos de silencio, podremos adquirir una cierta pasividad necesaria para conocer la realidad suprema de las cosas, o sea Dios. La frase “he aquí” (ocurre) aparece muchísimas veces en la Biblia Hebrea y el Nuevo Testamento – “idou” en griego y “henneh” en hebreo. Quiere decir “¡presta atención!” o “¡fija la mirada!”.  Es un llamado a la contemplación, a mirar fija e intensamente, con curiosidad o asombro. Es una palabra para alertarnos, para que hagamos una pausa porque algo nuevo, algo sorprendente, está por revelarse.

“He aquí” señala un cambio en la percepción de las cosas; significa que nos estamos moviendo de los conceptos lineales y su interpretación – el proceso de pensar consciente y deliberadamente – a otra área del cerebro que ya mencioné en la cual se suspende este proceso y se permite una percepción directa de la mente profunda,  no para recuperar una palabra perdida en la memoria, sino para encontrar un enfoque más claro y un campo visual más profundo. Además “he aquí” es una palabra que detiene la mente en modo de espera y nos lleva al silencio, una apertura y una receptividad en la cual, sin imágenes u objetos, se crea un espacio para recibir nuevas percepciones.

En el libro de “Génesis” cap. 1 v29. “Después dijo Dios: He aquí que Yo os doy toda planta portadora de semilla, sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto de árbol con semilla…. les doy para alimento toda hierba verde.”  La primera palabra que Dios dirige a Adán después de crearlo y bendecirlo y que introduce el pacto primario con la humanidad es “he aquí”.

“He aquí” es la primera palabra del habla directa que Dios dirige al ser humano después de crearlo. Y el versículo 31 repite “he aquí” para afirmar la bondad de la creación. La primera “he aquí” crea un silencio asombrado en el cual no solamente el hombre y la mujer pueden oír el habla directa de Dios, sino toda la creación y el lector también. Es un silencio fuera del tiempo que hace resonar la Palabra creativa y silenciosa por todo el cosmos.

En Edén Adán y Eva reciben la mirada amante de Dios y reflejan este amor en la contemplación mutua el uno a la otra sin distracciones. Pero cuando la serpiente inicia la primera conversación los lleva rápidamente a perder su capacidad para contemplar – lo que llamamos la “caída” aunque esta palabra no se encuentra en la Biblia. Muchos padres de la iglesia concluyeron que el pecado más grande no es el orgullo o la desobediencia sino la distracción que destruye la contemplación.  Igual que nosotros, cuando estamos distraídos por la conversación y la autoconciencia, Adán y Eva pierden su rumbo y se vuelven ansiosos y miedosos.

Adán y Eva se dan cuenta que están desnudos porque por primera vez tienen la mirada puesta en ellos mismos y no en Dios. La consecuencia de esta distracción es una lucha contra y con las distracciones hasta que encontremos el camino que nos conduzca nuevamente al estado contemplativo. En realidad nunca hemos salido del Jardín y la contemplación de Dios, pero ahora no es una cosa dada; ahora tenemos que hacer un viaje para recuperarla por una iconoclastia, es decir, por un rompimiento repetido de las ideas y conceptos generados por la mente autoconsciente.

Con “he aquí” Dios llama a Su pueblo a recordar su responsabilidad; los profetas constantemente la utilizan y hasta el fin de la vida de Jesús en la Tierra cumple la misma función. De la misma manera que esta palabra es la primera palabra del pacto que Dios hace con la humanidad recién creada, así es la última palabra que Cristo resucitado dirige a sus discípulos (Mat 28:20b) He aquí que Yo estoy con ustedes todos los días hasta la consumación del siglo.” Jesús afirma que sigue estando presente con sus discípulos justamente en el acto de contemplación.  ¿Cómo es esto? Porque la contemplación es una recapitulación viviente y continuada en el proceso de “kenosis” o auto-vaciado que San Pablo transmite a los filipenses (2:5-11)

“Tengan entre ustedes los mismos sentimientos que Cristo: El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz.

Sin estas palabras al final del Evangelio de Mateo nuestro entendimiento del compromiso y participación de Cristo con el mundo cambiaría  completamente.

Si podemos despojarnos de la autoconsciencia y las distracciones veremos claramente por qué surgen a la superficie las verdades y certezas que la contemplación libera de la mente profunda. Así en su Evangelio San Juan dice del Bautista “fijando su mirada sobre Jesús que pasaba dijo: he aquí el cordero de Dios”. Juan el Bautista pudo reconocer la vocación divina de Jesús porque había contemplado por años en el silencio del desierto la relación e historia de Dios con su pueblo Israel.

Tal vez un énfasis tan grande en la centralidad de la contemplación y el silencio les parezca excesivo y debilite una visión integral de la fe cristiana. Sin embargo creo que en realidad es el punto de partida para toda práctica de la fe, sea en la liturgia o las relaciones humanas.  Los judíos ya sabían del valor del silencio y el salmo 63 señala cómo la contemplación da lugar a la adoración.

“Así vuelvo mis ojos hacia Ti en el santuario para contemplar tu poder y tu gloria; porque tu gracia vale más que la vida, por eso mis labios te alabarán.”

El anterior arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, ha escrito extensamente sobre la conexión entre la práctica de la contemplación y el crecimiento espiritual. Voy a intentar parafrasear una parte del discurso que dio en 2012 cuando fue invitado por el Papa Benedicto a hablar al Sínodo de obispos en Roma. Rowan Williams dijo que la plenitud del ser humano solamente se puede lograr por nuestra recreación a la imagen de la humanidad de Cristo y que esa humanidad refleja la relación entre el eterno Padre y el eterno Hijo, una relación de un dar amante de uno mismo, un derrame de la vida hacia el Otro.

Por lo tanto podríamos decir que la humanidad que queremos compartir con el mundo, como el fruto de la obra redentora de Cristo, es una humanidad contemplativa. Si queremos ser contemplativos como Cristo es contemplativo debemos estar abiertos para recibir toda la plenitud que el Padre quiere derramar en nuestros corazones. Con mentes (hechas quietas) aquietadas y preparadas para recibir esa gracia estaremos al final en condiciones para crecer. Así empezamos a caminar hacia la gloria que vislumbramos porque nos llama a sumergirnos en la vida de la Trinidad. San Pablo habla (en 2 Corintios 2:18) de la manera en la cual esta gloria reflejada nos transfigura:

Nosotros, en cambio, con el rostro descubierto, reflejamos, como en un espejo, la gloria del Señor, y somos transfigurados a su propia imagen con un esplendor cada vez más glorioso, por la acción del Señor, que es Espíritu”.

Es esta la cara que queremos mostrar a nuestros semejantes.

Y buscamos esto no porque estamos anhelando una “experiencia religiosa” privada que nos hará sentir más seguros o santos. Lo buscamos porque esta contemplación de la luz de Dios en Cristo, en la cual nos olvidamos de nosotros mismos, nos enseña a ver la realidad de otros y de toda la creación divina. Y desde ahí la gracia nos conducirá hacia la verdadera “teología” – o sea la contemplación silenciosa que es el objetivo final de todo nuestro discipulado.

P1240533

Luego del oficio de la Paraklisis, donde el Pbro David George secundó al P. Daniel Aguilera en su celebración , saluda a la Virgen junto a los demás fieles frente al icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Las santas escrituras nos ofrecen una sólida base para iniciar y alimentar la práctica de la contemplación silenciosa y nos recuerda continuamente que los misterios divinos no pueden agotarse con proposiciones doctrinales sino deben ser enfocados contemplativamente.  San Pablo, hablando de la resurrección a los corintios, empieza con las palabras; “he aquí, un misterio les voy a revelar.” (1 Corintios 15:51)

“He aquí” no solamente implica el silencio en el relato sino también hace callar al lector. Cuando los fariseos le preguntaron en qué momento  llegará el Reino de Dios, Jesús les respondió: ‘El Reino de Dios no viene con señales que pueden verse, y no se podrá decir: “¡he aquí acá está!” o“¡he aquí allá está!”  Porque he aquí el Reino de Dios está entre (o dentro de) ustedes’.   (Lucas 17:21)  Tres “he aquí” hacen bastante obvio la importancia del mensaje.

Entonces durante este retiro, estando en la presencia de Dios y meditando los mensajes de Vassula sobre la verdadera vida en Dios, debemos encontrar el tiempo para la oración contemplativa en silencio si queremos avanzar o crecer o aprender lo que Dios tiene preparado para regalarnos. Se podría resumir todo lo que he tratado de explicar en las palabras de un padre del desierto egipcio, Abba Moisés, que dijo al joven monje que le había pedido ayuda en la oración:

“Ve y siéntate en tu celda, y tu celda te enseñará todo.”

P1240544

David George, traducido al portugués por  José Ovidio Vieira Junior.

 

Prédica de Pbro David George, Iglesia Anglicana, Tristán Suarez, Prov. de Buenos Aires, Argentina, 16 de noviembre, 9 hs. X Retiro Latinoamericano de la VVD

La llave de aceptación al plan que Dios tiene para cada uno.

 

"Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí." Juan 15; 4

Testimonio personal

Mi participación en el Retiro fue providencial, ya que tenia planes para viajar, lo cual fue cambiado y de pronto estaba incorporada al grupo organizador del Retiro y miembro de la Comisión de la VVeD de Argentina.

Todo eso en menos de seis meses, y en el Retiro recibo este Mensaje en la tarjeta de bienvenida.

        “Yo soy El que te adopta, así que Permanece en Mi Amor  y crece en Mi Amor.    Comerás de Mis Riquezas para revelarme y glorificarme”

Y por si no fuera poco, el Lema para este Retiro era:

        “Permanezcamos en su Amor a la espera de su Venida”

 “Permanecer en Mi” –“Permanezcamos en su Amor”. El verbo permanecer, fue para mi la llave de aceptación al plan que Dios tiene para cada uno. El descubrir algo en Nosotros (una Gracia) y poder manifestarlo.

Durante todo el Retiro, he sentido un clima de comunión entre hermanos, en este caso latinoamericanos, chilenos, peruanos, mexicanos, brasileros, etc.

Era como recorrer el mundo, con una mirada de niña y ver que todo se desarrolla como una orquesta donde cada uno sabe interpretar la melodía del Amor a Dios.

Todos los religiosos, de varias denominaciones cristianas en el orden Ecuménico han expresado sus experiencias y colaboraciones en dar a conocer los Mensajes.

IMG-20181118-WA0009

Quiero destacar el encuentro  con charlas de la Lic. Nancy Falcón (por la religión Musulmana) y del Rabino Arieh Sztokman (representante religión Judía)  en el dialogo Interreligioso , dejándonos el concepto esperanzado de que “Dios es siempre Amor y Misericordia” que el diálogo es el único camino a la Paz y que aquellos que creemos distintos, somos hermanos.

Quiero destacar que a Argentina, se la considera ejemplo del Diálogo Interreligioso para mantener la Paz.

Amanda libros 5

Con Fernanda formamos un buen equipo

Solo me queda agradecer a todos los que participaron por su generosidad y buena disposición. En especial a mis hermanos del Corazón de la Comisión VVeD Argentina por todo el apoyo y demostración de Amor recibido.

Dios los Bendiga

Arq. Amanda Adriana Arimayn
Secretaria de la CD (2018 – 2020) de la Asociación VVeD Argentina.

 

¡Gracias Señor por tus delicadezas!

Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descansoMateo 11:28   

Testimonio personal

Quería compartirles cómo el Señor nos muestra que nos acompaña, nos comprende, nos cuida… dando un testimonio sobre las frases repartidas en un sobre*. Lo hago recién ahora porque no pude encontrar la tarjeta con la frase, tuve que buscarla en el listado de frases que me enviaran antes del retiro.

Aprovecho y agradezco a Betty que las seleccionó y a Bessie y Renée quiénes las escribieron y ensobraron.

Les recuerdo el cansancio mental que tenía al llegar al retiro, cansancio debido a todo el trabajo previo.

En el Retiro no tuve demasiada ocasión para descansar, y es por ello que resulta significativo que la frase me la entregaron cuando estaba por irme de la Casa de Retiros y, por ello asume mayor significación.

Esto es lo que decía:

Apoya tu cabeza en Mí y descansa,
descansa tu mente en Mí,
no pienses en nadie más que en Mí.
Yo soy Quien más te ama.

¿Qué se puede agregar?

¡Gracias Señor por tus delicadezas!

Pablo II

Saludo a la Virgen a través del Icono de la Virgen de Guadalupe durante el rosario de las rosas

Pablo Cuomo
Contacto nacional de la VVeD Argentina.

______________________________

*Cada participantes recibió al acreditarse al retiro un sobre con una tarjeta de bienvenida del equipo organizador y una tarjeta con una frase manuscrita tomada de la VVeD. Cada uno recibió una frase personal con la intención de que la orientase en su meditación durante el retiro y al terminar el mismo. Las frases las seleccionó Beatriz y las escribieron y ensobraron al “azar”, Renéd y Bessie .

Los regalos del Señor

Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como Yo los he amado. Juan 15:12

“Yo soy el Autor de los Mensajes contenidos en “La Verdadera Vida en Dios”. Son Mi regalo para todos vosotros.” VVeD 10.09.92

Todos Mis pastores Me agradan y Me glorifican cuando los veo reunidos, cimentando la unidad. VVeD 17.09.13

“A través de ti, os reuniré de diferentes naciones y diferentes credos y revelaré a todos mi paternal Amor y Misericordia …”  VVeD 12.02.2000.

§   El primer regalo fue la casa donde estar juntos 

La casa “San Juan Evangelista” donde se hizo el X retiro Latinoamericano de la VVeD fue el primer regalo que nos concedió el Señor. Y desde el comienzo de su organización.  Un lugar hermoso y muy confortable pensado para el encuentro con Dios y entre los hermanos y la práctica de la oración.

IMG-20181117-WA0034

La atención de Cecilia, de sus colaboradores Nora y Lucas, todos laicos consagrados,  y  de los servidores del comedor fue un testimonio de que Dios nos recibió en esa casa y se puso el delantal para atendernos. (Lucas 12:37)

 

§ Los regalos en la capilla.

IMG-20181116-WA0027

Saludo matutino a la Virgen frente al Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

 

 

La luz del jardín por la tarde y por la mañana que  por las aberturas iluminaba los iconos,  junto a la música de los cantos en español y portugués, los oficios matutinos y vespertinos según diversas tradiciones cristianas y la liturgia según el rito ordinario romano o el bizantino de San Juan Crisóstomo fueron todo en conjunto otro regalo.

IMG-20181116-WA0018

La devoción en los rostros y la voz de los sacerdotes – tan diferentes entre sí en temperamento, nacionalidad, lengua y experiencia de servicio- en la Santa Misa o en la Divina Litúrgica es propio de los retiros y las peregrinación de la VVeD y me parece un signo profético de los Deseos Divinos del Señor. IMG-20181119-WA0096 Los miro celebrar o tomar parte presencial en la celebración como hermanos y me recuerdan el mensaje donde Jesús dice:

Y Mi Voluntad se hará en la tierra como lo es en el Cielo, porque seréis uno, adorándome alrededor de un Tabernáculo con amor en vuestro corazón y un Fuego ardiente dentro de vosotros. Yo llevaré a cabo Mi oración sacerdotal. En la tierra como en el Cielo vuestras almas serán enraizadas en Mí, en Amor, en Unidad, y colmadas de la absoluta plenitud de Mi Espíritu.  Sí, Mis bienamados, no sólo os daré el pan diario, sino también un Tesoro escondido de Mi Corazón: El Maná Celestial, que transfigura, que levanta vuestro espíritu hasta ser una copia de Mi Espíritu” VVeD 19.12.90

 

§ Los puentes que Dios construye para nosotros

La participación de Nancy Falcón y del rabino Arieh Sztokman fueron un nuevo regalo. El año pasado luego de volver de la peregrinación en Moscú hice un curso muy reconocido en Argentina de Diálogo Interreligioso, y Nancy fue mi instructora en Islamismo. No conocía su rostro porque el curso fue on line. Luego en los encuentros iniciales para la preparación del retiro me di cuenta que es una persona que sabe escuchar. Y escuchando su presentación, me quedó claro que no tiene miedo de transitar los puentes que Dios va construyendo para nosotros, en esta bendecida Argentina.

20181118_103410

El Señor con el cual estuve en diálogo interior durante todo el retiro  me respondió a mis preguntas a través de las palabras del rabino Sztokman. Hubo una frase en relación a la cojera de Jacob ( Gé 32:24-32) , sobre el cual nos predicó, que me la quedo rumiando: “Cuando uno lucha contra su propia conciencia quedan marcas y son beneficiosas”. ¡Baruch ha Schem Adonai!

 

 

§ Las etapas en el camino de la intimidad con Dios

Una de las conferencias que recibí también como regalo fue la de Dalton Zimmermann . Nos compartió la correlación que encontró entre las etapas en el camino de la intimidad y unión con Dios que nos propone el Señor en la VVeD a través del ejemplo del crecimiento espiritual que El opera en Vassula y  las mismas etapas reconocidas tradicionalmente por la teología mística. Hace años que anhelaba tener un trabajo similar y que es tan necesario para los lectores laicos que llevamos años en la VVeD.

§ La alegría de la VVeD Brasil

Quiero hacer con cariño una mención especial a los hermanos de la VVeD de Brasil. Luego del retiro de Aparecida los sigo por un grupo en WP y por su sitio web y los considero un ejemplo en organización y trabajo en equipo. Y llenos de desbordante alegría.  A todos ellos queridos hermanos muchas gracias por compartirla y contagiarla.

Doy muchas gracias a Dios por sus regalos en este retiro y a todos mis hermanos que lo hicieron posible con mucho trabajo anónimo tanto de Argentina como de Brasil, algunos de los cuales no pudieron venir como Beatriz Dovalo y Anita Beltran.

En los Dos Corazones.
Ana Cousillas
A cargo del sitio La VVeD de Argentina .Noticias de la asociación argentina de la Verdadera Vida en Dios

Avisos importantes:
El testimonio personal de las gracias recibidas de Dios en el retiro es una forma de evangelizar en la Internet. Por favor envíenlos a rosario.losdoscorazones@gmail.com

A los lectores de la VVeD en Argentina: si tienen un grupo de oración donde se sigue la guía de la VVeD por favor infórmenlo a Pablo o a Hugo por wp o email. Un grupo de oración es cuando dos o tres se reúnen en Su Nombre, y perseveran en él.

“Todos juntos”

“Que todos a tu alrededor, quienes trabajan también para Mi Himno de Amor, se comporten contigo como si ya no estuvieras entre ellos.  El fruto de tu labor debe de multiplicarse en sus manos.”  VVeD 3.03.1995

“Las Asociaciones, por lo tanto, deben aprender a ser un equipo, unido, compartiendo y ayudándose mutuamente en las necesidades, preocupándose los unos por los otros, porque si estamos representando Mensajes de unidad y estamos siendo apóstoles de la unidad, deberíamos ponerlo por obra”. Carta de Vassula a las Asociaciones Nacionales del 18 de septiembre de 2018

________________________________

El X Retiro Latinoamericano de la Verdadera Vida en Dios se realizó en la localidad de Tristán Suarez, prov. de Buenos Aires, Argentina, desde el 15 al 19 de noviembre, bajo el lema: “Permanezcamos en el Amor, a la espera de Su Venida” ( Jn 15;9-10; Lu 21:27)    Nos reunimos en la hermosa y cálida Casa de oración y encuentro “San Juan Evangelista” del Movimiento de la Palabra. Concurrieron más de 80 lectores de la Verdadera Vida en Dios. De Brasil en primer lugar, que significó la mitad de los concurrentes, seguidos de los lectores de Argentina y también de  Chile, México, Perú, Uruguay, EE.UU y Panamá. Además participaron siete sacerdotes, cinco católicos (cuatro de rito Latino y uno rito oriental), un ortodoxo y un anglicano.

Comenzamos la crónica compartiendo el programa* con los oficios religiosos, las charlas  los predicadores y las actividades que realizamos en estos cinco días.

A4 150 GR. COLOR 100 TRIPTICOS  (TAPA).jpg

A4 150 GR. COLOR 100 TRIPTICOS (CONTRATAPA)

Una recorrida general de las actividades nos muestra que se nos proporcionó la experiencia de participar en una parte de la rica diversidad de las tradiciones litúrgicas del cristianismo tanto en las misas diarias como en los oficios matutinos, y también una apertura inicial al diálogo interreligioso – con representantes de las religiones judía e islámica-, en el cual nuestro país tiene una sólida tradición como nos lo señaló el P. Omar Di Mario.

Recordemos que los retiros latinoamericanos se realizan en los años intermedios entre las peregrinaciones ecuménicas que realiza Vassula con su equipo desde Europa, como la realizada el año anterior en Moscú. Peregrinación que puso de manifiesto la especial importancia que el Señor le está concediendo en el presente al diálogo interreligioso.

El anterior Retiro Latinoamericano se realizó en Aparecida, Brasil, en 2016. Al finalizar la peregrinación a Moscú en 2017, Argentina se propuso como sede del siguiente. Ante la posibilidad de una peregrinación extraordinaria a Jerusalén organizada por la Fundación central de la VVeD (TLIG), el inicio de la preparación del retiro latinoamericano se fue postergando y recién se concretó en mayo. Debido a los inconvenientes económicos en esta región del mundo, en especial en Argentina, se decidió realizarlo en conjunto con la Asociación de la VVeD de Brasil como una familia, la familia de la VVeD. Vassula se disculpó de no poder concurrir, lo mismo sucedió en 2016 en el retiro de Aparecida, debido a sus muchas ocupaciones misioneras en Europa.

La imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro que elegimos para identificarnos y bajo cuya protección y cuidado pusimos todos nuestros esfuerzos y tareas nos fue sugerida al abrir Pablo Cuomo, contacto nacional de la VVeD de Argentina, un mensaje buscando inspiración.

“Yo te digo, si tú permaneces modesta y sin ambiciones, y si guardas tu voto de fidelidad a Mí, a Mi Hijo, a Mi Espíritu Santo y a tu Madre del Perpetuo Socorro, él (Satanás) huirá de ti”.
(VVeD 15 abril, 1996)

Continuaremos, a medida que nos lleguen, publicando los testimonios personales de los participantes y compartiendo las vivencias diversas de este bendecido y fructífero X Retiro Latinoamericano. Esperamos que el Espíritu Santo nos otorgue un fuerte impulso en Argentina, para continuar la difusión de los Mensajes y la misión que nos encomendó a cada uno el Señor. Como nos recordaron nuestros entusiastas hermanos brasileños: “Es hora de evangelizar“.

Y quedamos todos invitados al XI Retiro Latinoamericano en 2020, que por primera vez se realizará en Chile con la ayuda de Dios.

IMG-20181119-WA0006

Olga Gajardo Chacón de Chile. La capillita identifica a los grupos de oración de la VVeD en Brasil y fueron regaladas a cada representante de los países concurrentes para que las adopten en sus grupos de oración.

Bendiciones en Los Dos Corazones
__________________________________

*Los organizadores le agradecen a la Prof. Sofía Luco quien no siendo lectora de la VVeD, realizó y regaló el diseño del programa, por iniciativa personal.