El matrimonio místico y la divinización en la Verdadera Vida en Dios

Escrito por una monja ermitaña que vive en Gales, Reino Unido, que contempla los mensajes de La vida verdadera en Dios, septiembre de 2005. (traducción de R.L.)

Los escritos titulados La Verdadera Vida en Dios (TLIG) hablan constantemente de que Dios ofrece al mundo la gracia de la divinización. Divinizar significa hacer que los humanos se conviertan en dioses mediante la participación en la Divinidad de la Divinidad.

Este concepto puede causar alarma a las personas a menos que se den cuenta de que es otro término para ser dotado con Vida Eterna. Es la Vida Eterna de Dios. Cristo nos lo prometió. El evangelio de San Juan y las epístolas están llenos de la promesa de Cristo. Las cartas de San Pedro lo aluden y las cartas de San Pablo a las siete iglesias también hacen referencia a ello. Por eso vino Jesucristo, para que podamos compartir su vida divina; para que podamos ser uno con el Padre, como Cristo y el Padre son uno. Es decir, no es igual, sino como Cristo y el Padre son uno, una unión divina.

Estamos llamados a ser hijos e hijas de Dios. Estamos llamados a ser el Cuerpo de Cristo. Jesucristo es la cabeza de su cuerpo, la iglesia. El Cuerpo es completamente uno con su Cabeza Divina. Lo que Jesucristo es por naturaleza como el Hijo de Dios, estamos llamados a ser por gracia, cada uno según el grado o la capacidad que Dios tenía en mente para nosotros cuando nos creó. Cabeza y cuerpo divinizados con la Divina Vida Eterna de Dios que nos fue dada en Cristo Jesús, la cual fue obtenida para nosotros por Su vida y muerte redentoras.

Debemos ser santos como nuestro Dios es santo, no por coacción, sino cumpliendo voluntariamente el mandato de Dios (cf. Levítico 19: 2 y Mateo 5:48); No por deber como una acción abstracta, sino por un verdadero amor por Dios.

Solo Dios es santo; “Solo Tú eres Santo, solo Tú Señor, solo Tú  Altísimo Jesucristo”, cantamos cada domingo y día de fiesta. Ser santo como Dios es santo es ser santo con la santidad misma de Dios mismo. La santidad de Dios desciende y Dios se une a cada uno para que los poderes del alma (memoria, comprensión y voluntad) estén en perfecta unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando esta unión es total, absoluta, completa, eso es divinización, nada más, nada menos.

La unión completa del alma y la Trinidad se denomina Matrimonio Místico. El matrimonio místico significa que el Santo, el Dios Trino une el alma con Él en perfecta fusión, mientras que el “cónyuge” conserva la individualidad perfecta y el libre albedrío.

 

Así comienza este importante ensayo que arroja mucha luz teológica sobre la interpretación de la Verdadera Vida en Dios. El texto completo lo pueden encontrar en este enlace.

https://vvedargentina.wordpress.com/el-matrimonio-mistico-y-la-divinizacion-en-la-verdadera-vida-en-dios/

La Purificación

El Nuevo Pentecostés, la Purificación, la iluminación de las conciencias, o la Visita del Señor, son diferentes maneras de designar un evento personal e individual, ver sus ofensas a Dios y al prójimo como los ve Dios que es Amor y nos ama como Padre, que muchos ya han experimentado en todo el mundo y a partir de la cual su vida cambió para siempre. Vassula Rydén cuenta su experiencia de encuentro con Dios en el video que encabeza la columna de la derecha.

Ver también https://vvedargentina.wordpress.com/2016/10/02/una-invitacion-a-la-union-con-dios-i

Anuncios

2 pensamientos en “El matrimonio místico y la divinización en la Verdadera Vida en Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s